martes, 8 de julio de 2008

SAN FERMIN 7 DE JULIO


7 de Julio de 2008

Se dio comienzo a la fiesta de Pamplona


Circuito


Un poco de histaria sobre San Fermin

Las magníficas, singulares e inolvidables fiestas de San Fermín giran en torno a este fiero animal: desde el encierro por la mañana, pasando por las corridas vespertinas, hasta el encierrillo por la noche. Incluso los más jóvenes disfrutan, corren y se asustan con el "torico de fuego". Todo ello, sin olvidarnos del apartado, del paseíllo de las mulillas y de las numerosas tertulias, comidas y cenas taurinas que acoge la ciudad en nueve días festivos y fantásticos, desde el 6 y hasta el 14 de julio.
El libro se divide en dos partes. La primera de ellas está dedicada a la historia propiamente dicha. Recoge la evolución taurina de la capital navarra, década por década, desde 1900 hasta 2000 ambos inclusive. La estructura de la narración nos permite recorrer los meandros de la fiesta, desde los olvidados años de comienzos del siglo XX hasta el horizonte actual de una nueva plaza, pasando por la construcción de la actual en la década de los años veinte, el parón de la guerra civil o los trágicos sucesos del 78, con tres apéndices sabrosos dedicados a "Dos plazas para un siglo", "Encierrillo y encierro" y "Hemingway".
La segunda está destinada a un completo conjunto de datos estadísticos (relación detallada de todos los festejos, número de toreros que han hecho el paseíllo en Pamplona, uno por uno, de toros lidiados, ganadería por ganadería, de orejas y rabos cortados, de tres avisos, de los hierros ganadores del premio de la Feria del Toro, de los astados más bravos, acreedores del Trofeo Carriquiri, de las alternativas celebradas...); es decir, se trata de una parte para consulta, de gran utilidad, tanto para futuros trabajos sobre el toro en Pamplona como para quienes estén interesados en determinados toreros o en la evolución de diversas ganaderías.


C.A.Y, gulliveria

Pamplona es una hermosa mezcla de modernidad e historia. Modernidad por parte de los numerosos entornos verdes, amplias avenidas y construcciones vanguardistas. Historia que se filtra por las pequeñas callejuelas, plazas y antiguos monumentos, pertenecientes a la antigua ciudad amurallada. Pamplona ha sabido llevar a la perfección estos dos aspectos para crear una imagen de ciudad acogedora y moderna.A Pamplona también se la conoce con el nombre de "ciudad verde" debido a sus extensos y numerosos parques y jardines. La ciudad cuenta con más de tres millones de metros cuadrados de zona verde, esto hace de Pamplona una ciudad rodeada de espacios verdes que contribuyen notablemente a aumentar su calidad de vida.Nuestra visita a la Pamplona monumental debe tener como punto de referencia la gran muralla que rodea a la ciudad y que fue reconstruida en los siglos XVI y XVIII. Transcurre paralela al río Arga y si caminamos junto a ella veremos hermosos espacios verdes y los mejores monumentos de la ciudad.
Por supuesto que Pamplona es conocida en el mundo entero por los Toros, San Fermín y Ernest Hemingway. Una visita a la Plaza de toros es, pues, obligatoria. Cerca de la plaza de toros se encuentra la Plaza del Castillo también taurina, no obstante se celebraron corridas de toros hasta finales del XIX. A principios de siglo se rehabilitó como zona de ocio y hoy en día es lugar de encuentro para todos los pamploneses y visitantes. En San Fermín sirve de lugar de acampada para los que no han tenido oportunidad de encontrar un lugar de alojamiento. Cafeterías y bares nos acogen en lo que sin duda es el punto neurálgico más importante de la ciudad.
Otros monumentos de interés son el Ayuntamiento, con un hermosa fachada barroca del s. XVIII, el Seminario de San Juan Bautista (en su interior está el Museo de Sarrasate y el Archivo Municipal), los Archivos de Navarra, edificio de corte neoclásico que alberga una de las mejores colecciones de archivos de la Alta Edad Media, la Diputación Foral de Navarra, con las capillas de Santa Maria la Real, San Fermín y San Francisco Javier y sobre todo su espléndido Salón del Trono y el Salón del consejo de Gobierno. El Museo de Navarra es un hermoso edificio que se encuentra construido sobre un Hospital del s. XV, del que conserva una portada plateresca muy bonita. La Ciudadela es una fortificación con cinco baluartes, construida en el s. XVI, por orden de Felipe II, en cuyos salones se realizan exposiciones y conciertos.El Monumento a los Fueros de Navarra, la Iglesia de San Nicolás y el Monumento a San Francisco de Asis, la Cámara de Comptos, el Museo Diocesano (donde podemos ver dos importantísimas reliquias, la del Lignum Crucis y la del Santo Sepulcro) son otros lugares de visita obligada. Queremos destacar, por último, La Catedral de Santa María, de estilo gótico, pues es de las catedrales más importantes de España. Su fachada, de estilo neoclásico, fue realizada por Ventura Rodríguez en el s. XVIII. Su claustro gótico está considerado como uno de los más perfectos y bellos de Europa. Merecen también mención especial el retablo del s. XV; La Adoración de los Magos; la Capilla de Barbanza, del s. XIV; la Fuente de Santa Cruz, con el Sepulcro de los Condes de Gades y la Puerta Preciosa.




No hay comentarios: