jueves, 12 de junio de 2008

HABLA VIVENCIAS-EL IMPENETRABLE UN LUGAR OLVIDADO

VIVENCIAS:Me pregunto seguimos dudando de la mala distribución,Cuanta tristeza,no es que quiera ser amarillista pero ,veo tantas injusticias ,tanta gente que cobra sin trabajar ,y lo opuesto personas que quieren trabajar ,porque tienen un oficio ,una profecion y lo mas importante que quieren hacer algo por su lugar,ya sea su barrio ,su localidad su provincia ¿y porque no por? su nacion; observo sin "entender" funcionarios que se vuelven ricos de la noche a la mañana, como en las admistraciones una trabajadora de años con experiencia es desplazada por el amigo de algùn politico y ni siquiera sabe realizar su trabajo.
Veo como hay tanta riquesa en nuestro pais y puedan existir lugares tan pobres y olvidados ,esto pasa en todos lados ,lo que si en estos momentos todos los politicos ya estan haciendo su campaña,el que ya es funcionario quiere seguir quedandose,el que nunca fue desesperado esta por llegar y despues tenemos los que eternamente se mimetizan para ver si llegan¿para que? no se, si ningùno nunca vio con responsabilidad el tema de la educaciòn; no se para que quiere llegar ,si creo que deben saber que el crecimiento de una naciòn es la educaciòn,bueno no quiero seguir agregando mas cosassera hasta muy pronto
Vivencias

Cuando sangra el Impenetrable

Por Pedro Jorge Solans Fotos: Santiago Solans

Un informe fotográfico que sintetiza la cruda realidad que vive la nación toba en los diferentes parajes enclavados en el Impenetrable.
Desde Castelli, el portal mismo del monte chaqueño, se nota la discriminación, el abandono y la sistemática desidia con que se atiende a la población carenciada y a las etnias minoritarias.En el hospital Güemes de Castelli, cabecera de la Zona 6 de Salud Pública, se respira la muerte en dosis de inmoralidad e indolencia. Se traspasa la entrada donde se rebosa el colapso de las cloacas y se extiende un olor ocre de piel milenaria y dolor ancestral hasta que, en la zona de las salas de enfermos de tisiología, la situación se vuelve trágica.
Allí Roberto, de Tres Isletas, está desesperado, padece de lesmianasis, enfermedad ocasionada por el desmonte irracional: Un virus le come los cartílagos del rostro, y mientras se deforma su cuerpo, nadie lo diagnostica. También la tuberculosis no tiene piedad ni remedio en los pacientes arrinconados que viven en ese fatídico hospital la irracional espera del desenlace. Nadie quiere ver.
Después es sólo dejarse llevar por el monte, cruzar un puente de madera casi intransitable sobre el río Bermejito, y a poco de andar el paraje Paso Sosa. Los hermanos Mendez, Antonio tuberculoso y chagásico. Desnutrido por supuesto y su hermano Clemente que lo cuida. Todo una postal de la templanza. Más adelante, uno de los charcos, que abastece agua a la población


. Las algas tóxicas, los animales y los camalotes ponen el color a la tragedia. Sin hervir consumen niños y enfermos. La vida se pelea con la muerte en cada tramo. Hasta ahora sigue ganando la vida, con los tobas resistiendo desde una resistencia biológica: Se acostumbraron a vivir con hambre y enfermos y sin querer, el alimento emocional los mantiene erguidos. Juan Sosa, en el paraje El Colchón, se emocionó agradecido porque recibe visitas y llamó a compartir su pobreza con sus hijos, también desnutridos y tuberculosos.En Pozo del Bayo, los familiares de Mabel Pino Fernández, rezan en su tumba. Murió con 26 kilos y tras ser dada de alta. Tenía 42 años.En el Espinillo, Apolinario espera su turno y no habla. Su mirada parece decir ayúdame, que me estoy yendo.

No hay comentarios: