lunes, 23 de junio de 2008

EL AMZONAS OLVIDADO -PERU

Perú: El Amazonas “olvidado”

Yanomami -Instrumento de amazonas

Perú alberga la segunda superficie forestal de Sudamérica, y aunque oficialmente su ritmo de deforestación es menor que el de sus vecinos, grupos ecologistas alertan que su futuro peligra por el boom de los hidrocarburos que vive el país. El Amazonas cubre un 60% del territorio peruano con un manto de 68 millones de hectáreas ricas en agua y materias primas, que según Naciones Unidas desaparece a un ritmo de 224 mil hectáreas anuales. Miguel Ángel Soto, responsable de la sección de Bosques de Greenpeace, dijo que el problema de esta parte del Amazonas es que el “Perú está fuera de la mirada internacional. La Amazonia brasileña es el foco mediático y Perú se ha convertido en la nueva frontera de la actividad ilegal”.

CONSERVACIÓN En las últimas décadas el Gobierno peruano ha tratado de poner fin a la tala ilegal con fines agrícolas o comerciales, y el Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena) es actualmente el organismo responsable de monitorear controles y patrullas para impedir la tala ilegal, así como controlar la distribución de los recursos forestales. También se crearon zonas de protección de la biodiverisdad que abarcan hoy día hasta un 14% del territorio. Sin embargo, el verdadero corazón del proyecto estatal de conservación es el Instituto de Investigaciones de la Amazonia (IIAT), desde donde se promueven programas de desarrollo e investigación. “Como instituto de investigaciones enfocamos nuestros esfuerzos en la conservación y desarrollo como algo conjunto, que requiere del apoyo de las comunidades y la diversidad amazónica”, explicó Dennis del Castillo, ex presidente del IIAT y uno de los principales investigadores del centro. “Las personas que directamente ayudan a mejorar la biodiversidad son las poblaciones amazónicas y hay que darles alternativas económicas y de uso”. El Instituto desarrolla planes de reforestación sostenible que permitan al mismo tiempo el sustento de las comunidades locales. “Si a los pobladores locales se les habla de conservación nos escuchan, pero si se habla de negocio se les convence”, dijo del Castillo. Por este motivo el Amazonas andino, el más afectado por la deforestación y el cultivo de coca, está siendo repoblado con especies de rápido crecimiento como la Bolaina y la Capirona, u otras variedades acutóctonas de gran valor a largo plazo como el cedro y la caoba. Este fruto genuinamente amazónico posee 20 veces más vitamina C que el limón y sus propiedades ayudan a reforzar el sistema inmunológico y el aparato circulatorio. El IIAT lleva años investigando para “domesticar” este cultivo que está resultando más ecológico que otros como el café, el cacao y la hoja de coca. “Aprovechamos la fertilidad natural de los suelos y es un cultivo que no necesita químicos. Es una planta adaptada a las inundaciones, cuyo árbol de 4 a 5 metros de altura queda casi cubierto por el agua y cuando ésta se va empieza a dar fruto”.

“CULTIVANDO” PROTEÍNAS La pesca es una de las principales fuentes de proteína del Amazonas por lo que el Gobierno intenta enseñar a las comunidades a “cultivar” la pesca local. Es el caso del plan de desarrollo del río Nanai en Loreto, uno de los departamentos con mayor cobertura amazónica. “Tratamos de llegar a las poblaciones locales para que no sean simplemente extractivos y que en cuatro o cinco meses puedan cosechar”. El plan permite a los lugareños obtener pesca para su sustento, pero también venderlo impulsando la economía doméstica. Por otra parte, esta actividad les permite no depender de los ciclos del río y evitar la escasez de pesca durante las inundaciones.
Esta es una primera parte de este informe,realizado por un enviado especial del diario El Pais de Perù