jueves, 29 de mayo de 2008

REPRESION EN SALTA -PERIODISTA GOLPEADO



Un oficial fue sindicado como el agresor del periodista Huerga
La violencia en Orán, suscitada tras el desalojo de los habitantes del asentamiento La Canchita, en el barrio El Milagro, ya tiene al menos dos acusados por tentativa de homicidio: un oficial de policía y un manifestante.

El oficial es acusado por el periodista Samuel Huerga, quien lo sindicó como el autor del golpe que recibió en la cabeza cuando filmaba la detención del empleado municipal y militante del Partido Obrero Valentín Mamaní, a quien, a su vez, la policía acusa de haber realizado disparos con armas de fuego. Según pudo establecer Nuevo Diario, el oficial señalado es el comisario Roberto Salto, que se desempeña en la Comisaría 20 de Orán. El comisario parece en la filmación que realizó Huerga en la madrugada del martes, cuando supo por un mensaje de texto que niños, adolescentes y algunos jóvenes se estaban "cruzando con todo en Caballito con la cana". En el video (tomado en muchos tramos con la visión nocturna de la cámara porque las luces eran apagadas el instante previo a una nueva andanada de disparos con balas de goma) se ve que el comisario está de civil, sin identificación alguna; la mano izquierda se mantiene dentro de un bolso en bandolera, en alguna ocasión amagará sacarla. Algunas mujeres aprovechan la presencia del periodista para increpar al oficila. Le piden que se acerque, que dé la cara, que les repita los insultos que habría pronunciado momentos antes: "Putas", "abridoras de piernas", "paridoras de hijos", "negras de mierda", dicen ellas que les dijo el funcionario policial. El jefe no responde, se aleja cada vez que la cámara se aproxima y sigue dando indicaciones a sus hombres. Al menos dos del equipo que reprime con balas de goma a los grupos de niños y adolescentes están de civil, sin identificación alguna (igual que sus compañeros uniformados), con el chaleco antibala y las armas como única señal de su pertenencia a la Policía. En algún momento, de un nuevo apagón, emergen cinco policías con un hombre en andas. La acción se acelera: Huerga filma cuando lo llevan; un policía le ordena que apague la cámara, discuten, y sigue filmando cuando golpean al detenido, lo cargan en la caja de la camioneta y lo aquietan con un golpe más importante que los anteriores. La imagen, que ha sido cruzada en dos, tres oportunidades, por una figura furtiva, se descoloca en ese instante, la cámara mira desde el piso, enseguida se escucha la voz del periodista: "Mi cabeza". Luego la cámara registra desordenadamente las corridas, el nerviosismo de socorristas y socorrido. "Fue un policía", cuenta el periodista metros más allá, rodeado de vecinos, cuando ya han pedido una ambulancia. Dos personas habrían visto al autor del ataque al periodista. Hasta anoche no se tenía confirmación de la identidad del oficial acusado. Al principio se creía que se trataba del comisario Nery Guantay, jefe de la Unidad Regional Nº 2; incluso en la denuncia en la Fiscalía de Causas Policiales y Penitenciarias Huerga dio el nombre de Guantay, pero luego aclaró que no tenía certeza, por lo que hoy se pedirá que se determine el nombre del oficial utilizando la filmación.
NUEVO DIARIO-SALTA.29 de Mayo de 2008